Flashes compactos

Uno de los complementos fotográficos que requieren una pronta adquisición es el Flash, ya que la mayoría de Cámaras digitales Réflex incorporan flashes que, si bien a distancias cortas proporcionan una oportuna ayuda, quedan lejos de resolver una iluminación adecuada en espacios interiores grandes y en escenas nocturnas al exterior. 

 

Para evaluar correctamente la potencia del flash que necesitamos, nos valdremos del llamado “nºguía” que guarda una relación directa entre la distancia al sujeto y el diafragma correspondiente.

Partimos del conocimiento de que los flashes integrados en nuestras Réflex rondan un nº guía de 12, o lo que es lo mismo, a un diafragma medio de f/8 no podremos pasar del metro y medio de distancia. De  ahí la necesidad de hacerse con unidades independientes con más potencia y posibilidades. Pero, ¿cuál?

La experiencia nos dice que las distancias habituales a las que nos vamos a enfrentar rebasan ampliamente ese 1,5 metros que procura el mini flash integrado y que lo habitual será movernos entre los 2 y 8 metros en interiores, contando además con la necesidad de que el destello se proyecte con la suficiente amplitud de ángulo como para iluminar grupos de personas y escenas de envergadura, tan comunes en las tomas con objetivos angulares. Para ello habremos de pensar en potencias que ronden los 40 de nº guía. Este número viene expresado en las características del flash y normalmente es usado por el fabricante en los acrónimos que emplean para denominar el modelo, (ej. Metz 48AF1 = nºguía 48).

El precio de estas unidades vendrá marcado, además de por la potencia exacta (Nº guía 36 – 40 – 48 – 54 – 58) , por la calidad de fabricación e indudablemente por el Caché del fabricante. Por citar marcas que por tradición aseguran un muy aceptable nivel de calidad mencionaremos, junto a los originales Nikon, Canon, Pentax, Olympus etc…,  al prestigioso fabricante alemán Metz y a los japoneses Nissin y Sumpak.

Un precio marca la medida correcta para acceder, sin perjuicio de caer en el exceso, a unidades muy completas y de características sobresalientes, los aproximadamente 200 euros.

Los modelos : Nissin Di 866 , Metz 50 AF-1 y Canon 430 EXII

¿Por qué esta selección?, Pues porque cumplen con las 5 prestaciones indispensables para dar por completado todo aquello que podemos demandarle a un Flash, incluso si queremos adentrarnos en el mundo del Strobits. Tres Unidades con un precio casi idéntico y con control TTL de la Luz.

1º Potencia adecuada y suficiente, permitiendo el uso opcional de difusores y complementos moduladores de la Luz.

2º Angulo suficiente de Luz para iluminar tomas realizadas con objetivos angulares.

3º Funcionamiento inalámbrico que permite el destello separado de la cámara y manteniendo las opciones TTL.

4º Actualización mediante puerto de conexión USB para la conexión con futuras cámaras, (excepto Canon 430EXII).

5º Velocidad de reciclado de la carga.

 

La compatibilidad también contribuirá a decidirnos.

El Canon sólo nos servirá si disponemos de un equipo de este fabricante; en Metz habremos de decidirnos por una de las 5 opciones disponibles, Canon, Nikon, Olympus, Pentax y Sony; por último, en Nissin podremos escoger entre Canon y Nikon.