En el anterior post dimos un repaso a las características que poseen los flashes de estudio que consideramos como nivel de entrada y que no exceden de los 200 wts/s. 

Ahora abordaremos el siguiente escalón, ascendente tanto en el precio como en la potencia pero en los límites de un presupuesto moderado.

En este nivel encontramos equipos configurados mediante unidades de flash que cuentan con potencias entre 300 y 400 wts/s. Es la potencia media y la más comúnmente empleada en la mayoría de estudios fotográficos. Esto es así por dos razones fundamentales: Por un lado el no guía ya oscila por encima de los 50 y hasta los 64 que ofrecen algunos fabricantes en sus unidades de 400 wts/s, y por otro contienen componentes internos que posibilitan un uso más intensivo como los ventiladores de refrigeración, interruptores de desconexión para evitar el sobre calentamiento y en general una calidad de fabricación más esmerada.

 

Tokura Kit Estudio Flash SDI 300 Octa Tokura SDI 300 + Pie + Ventana

 

El aumento de potencia nos permite responder de manera solvente a estudios de mayores dimensiones y sobre todo posibilita acoplar complementos modeladores de luz que resultan inviables en unidades de menos potencia, tales como ventanas strip rectangulares que cubren retratos de cuerpo entero, grupos etc... así como ventanas octogonales de tamaño generoso, beaty dish, lentes fresnel, nidos de abeja y otros accesorios que forman parte de la demanda del profesional o aficionado exigente.

 

En este nivel la oferta de los diferentes fabricantes es muy variada. Los equipos se componen de dos o tres unidades y se complementan de serie con ventanas difusoras cuadradas, pies de focos, disparador remoto y en la mayoría de casos una maleta para transportar y guardar todo el equipo.

 

Las diferencias de precio ente ellos se justifica, más que por el repertorio de características, por la credibilidad del fabricante, crédito alcanzado por el empleo en su fabricación de componentes duraderos y fiables que garantizan una vida más prolongada.

 

Los acoples de accesorios varían entre los que emplean el conector básico de 9 cms en los que los complementos se sujetan por simple presión y en los que el repertorio de complementos es más limitado, y aquellos que emplean ya conectores profesionales adscritos a los dos estándares más universales, el conector tipo Bowens (BW) y el tipo Elinchrom (EL). Estos últimos conectores tienen la ventaja de que, al ser de mayor diámetro y con la seguridad que ofrece el anclaje por bayoneta, permiten ventanas y accesorios de mayor tamaño, además de contar con un abanico de posibilidades más amplio que el pequeño conector de presión. Esto es especialmente importante considerarlo con cierta previsión, ya que si más adelante nos planteamos incrementar el equipo con más unidades de flashes, sería muy ingrato descubrir que no hay compatibilidad entre los accesorios que ya tenemos con el nuevo flash.

 

Como este post no es ajeno a nuestra voluntad comercial y deseamos hacer de nuestro acierto de selección el suyo, nos permitimos sugerir que contemplen dos equipos que entendemos como los más representativos de este nivel medio y que se corresponden con dos de los fabricantes más afamados y con más trayectoria en la fabricación de flashes: Metz y Elinchrom.

 

Alemana y suiza respectivamente, son marcas que cuidan el acabado de sus flashes, ofrecen una cobertura postventa adecuada y se acogen a las clásicas monturas porta accesorios profesionales, BW y EL, que nos garantizan la disponibilidad de accesorios y unas lámparas de destello de mayor diámetro. Por otro lado, la calidad de los complementos que integran los kits de estas marcas es también superior a la de otros fabricantes orientales que, en su cicatería instrumental, no ponen en peligro el prestigio de unas marcas con poca proyección. Y lo más importante, los wts/s (julios) ofrecen un rendimiento lumínico claramente superior al que ofrecen otras fabricaciones más modestas. Un ejemplo muy representativo de esta condición es el flash Elinchrom D-Lite RX One, que con un consumo nominal de 100 wts/s nos permite emplear un diafragma f/11 a 1 metro, valores que no alcanzan unidades con el doble de wts/s en otros fabricantes.